loader image

MENSAJE PAZ Y BIEN PARA MÉXICO

¡Paz y Bien para México son posible!

«PAZ Y BIEN PARA MÉXICO»

Ciudad de México, 10 agosto 2022

“Amor y Verdad se han dado cita, Justicia y Paz se besan” Salmo 85, 10-11.

Los representantes y líderes de las diversas iglesias aquí representadas nos hemos encontrado y abrazado. Después de conversar y orar juntos por la paz en nuestro querido País, deseamos comunicar los frutos de este significativo encuentro:

Compartimos el amor a Dios en nuestro Señor Jesucristo; la fe en el poder de la oración; la preocupación por la paz y el bien de México; y la convicción de que juntos podemos contribuir, eficaz y genuinamente, a mantener una esperanza activa por la paz.

Como hijos de un mismo Padre nos dolemos junto con miles de hermanas y hermanos que han perdido seres queridos por asesinatos, desapariciones, feminicidios, trata y explotación de personas. Manifestamos que nadie debe vivir en este clima de violencia cotidiana.

Después de un discernimiento común, vemos con claridad la voluntad del Señor que nos mueve a contribuir con las siguientes acciones en la construcción de paz:

1.- Orar de manera permanente por la paz en México, invitando a todas las personas, cualquiera que sea su credo, a sumarse a esta iniciativa;

2.- Hacer conciencia en nuestras comunidades que “la Paz es un don de Dios” que se recibe y se trabaja, afirmando el valor de toda vida humana como sagrada. A nadie le es lícito privar de la vida y de la libertad a un semejante.

3.- Mantenernos unidos a través del diálogo, fortaleciendo la colaboración y acción común entre nuestras iglesias;

4.- Exhortar conjuntamente a las autoridades a encontrar mejores y más eficaces estrategias de seguridad ciudadana que garanticen la paz social, los derechos y las libertades fundamentales;

5.- Trabajar en favor de todas las formas de justicia, solidaridad y amor al prójimo, pues en nuestros corazones resuenan las palabras de Jesús: «Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios». Mt 5, 9.

En consonancia con muchas otras iniciativas que exigen el fin de tanta violencia en el país, mantenemos la esperanza de que es posible cambiar esta realidad como fruto de la reconciliación con uno mismo, con Dios y con el prójimo. Por supuesto, es necesaria, la implementación de mejores políticas públicas por parte de las autoridades civiles, en todos los niveles de gobierno, quienes tienen la responsabilidad primaria de garantizar la paz y la seguridad en la Nación.

Hoy decimos juntos: ¡«Paz y Bien» para México son posibles!
Lo queremos y necesitamos, lo oramos y trabajamos, lo exigimos y esperamos, con la firme

certeza en el Dios que nos brinda este don como prenda de su amor.

Pastor Rubén Enríquez Navarrete

Iglesia Evangélica Siloé

Pastor Rubén Sánchez Vázquez
Iglesia Evangélica Independiente en la República Mexicana

Presbítero José Obed López Bandera Iglesia Nacional Presbiteriana

Pastor Pedro Ramírez Pérez
Presidente de la Convención Regional Bautista Central, AR

Dr. Juan Ramírez Mayer
Ministerio Casas de Dios México, AR

Dr. Benjamín Rivera Leos
Centro Familiar Cristiano de México, AR

Pastor Cirilo Cruz Lázaro
Presidente de la Confraternidad Evangélica de México

Mons. Ramón Castro Castro
Secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano, AR y Obispo de Cuernavaca

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en email
Email
Compartir en telegram
Telegram